"Ley 1712 de Transparencia y del Derecho de Acceso a la Información Pública Nacional".

Programa de Distribución de vacuna

Distribución del biológico para el Programa Nacional de Erradicación de la Fiebre Aftosa
 
El Programa Nacional de Erradicación de la Fiebre Aftosa nació a partir de la expedición de la Ley 395 de 1997, la cual declaró de interés nacional y como prioridad sanitaria la erradicación de esta enfermedad de todo el territorio nacional. Esta meta, que FEDEGÁN constituyó además en propósito nacional ganadero, fue obtenida entre los años 2001, cuando se obtuvo la certificación de la primera zona libre de aftosa con vacunación, otorgada por la Organización Internacional de Epizootias (OIE), y el año 2009, cuando la última certificación completó, para todo el país, el estatus de libre con vacunación.
 
Su importancia radica no solamente en el impacto de la salud del hato sobre la productividad ganadera, sino en que es un requisito fundamental para ingresar a los grandes mercados consumidores de productos cárnicos y lácteos, uno de los compromisos plasmados en el Plan Estratégico de la Ganadería Colombiana, PEGA 2019.
 
Entre el año 2007, cuando el proceso de distribución del biológico pasó a la entidad gremial, y el segundo semestre del 2012 se han distribuido y aplicado más de 232,5 millones de dosis de aftosa y 3,7 millones de dosis de aftorabia.
 
Adicionalmente, durante el mismo periodo se han dado hechos fundamentales, representados en los beneficios entregados a los ganaderos del país. En primer lugar, estableciendo un método de compra y distribución de la vacuna que ha permitido su aplicación a un costo muy por debajo del mercado, no solo nacional sino internacional, comparado con los países del continente que ejecutan programas similares al nuestro.
 
En efecto, mientras, por ejemplo, en Argentina un productor debe pagar US$1,31 por vacuna aplicada, en nuestro país el ganadero paga menos de la mitad de este precio, un equivalente a US$0,55, lo cual representa un enorme beneficio para el productor.
 
La contraprestación
 
En segundo lugar, la distribución del biológico a través de las organizaciones gremiales ganaderas regionales, ha redundado en un proceso continuo de fortalecimiento de la institucionalidad gremial, no solo por la presencia que genera la prestación de un servicio eficiente, sino por la transferencia de un importante monto de recursos como contraprestación por las actividades y apoyo al desarrollo del programa de vacunación.
 
La contraprestación, hasta 2011, correspondía a $75 por dosis de vacuna aplicada. Por disposición de la Junta Directiva de FEDEGÁN, se incrementó, para 2012, en el porcentaje de incremento del IPC, para un total de $78 por dosis. Gracias a un esfuerzo presupuestal de la Federación, se aprobó un aumento adicional de $8 por unidad, para un total de $86 de contraprestación por cada dosis aplicada, según se detalla en el cuadro.
 
 
Detalle  Valor $
Valor Contraprestación 2011 75
Más Incremento normal por IPC (3,73%) 3
Subtotal 78
Más Incremento por fuente FEDEGÁN 8
Total contraprestación directa por dosis aplicada año 2012 86
 
 
En la gráfica 1 se puede evidenciar el comportamiento de la contraprestación entregada a los gremios ejecutores del Programa de Vacunación, durante los doce (12) ciclos ejecutados desde el año 2007 al segundo ciclo de 2012, la cual ha alcanzado un valor acumulado de $15.862 millones.

Gráfica 1
 
 
 
Distribución del biológico para el Programa Nacional de Erradicación de la Brucelosis Bovina
 
Este es un beneficio más para el ganadero que se suma al precio subsidiado de la vacuna contra la fiebre aftosa y la transferencia al Fondo Nacional del Ganado para apalancar sus programas de inversión en beneficio de la ganadería. Se trata de la distribución gratuita del biológico CEPA 19 contra la brucelosis bovina y del RB-51, en el equivalente al costo del primero, en lo que representa una contribución enorme a la salud del hato nacional, a la competitividad de la producción lechera del país y también a la salud pública, pues la brucelosis es una zoonosis, es decir, una enfermedad transmisible al ser humano.
 
La gráfica 2 nos permite observar el número de dosis contra la brucelosis bovina, subsidiadas entre 2007 y 2012, las cuales son aplicadas durante los ciclos de vacunación contra la fiebre aftosa.
 
Las dosis acumuladas en el periodo mencionado son del orden de 16,2 millones de dosis de Cepa 19, entregadas gratuitamente al ganadero y de 982.000 dosis de vacuna RB51 subsidiada en lo correspondiente al costo unitario de la vacuna Cepa 19, que para 2012 tiene un valor de $930. De esta manera, se ha generado un valor total de subsidio acumulado otorgado por FEDEGÁN por la vacuna Cepa 19 y RB51, por valor de $14.620 millones.
 
Gráfica 2