Está en:

Inicio Noticias Lo que no dicen los análisis químicos de la alfalfa pero sí una evaluación organoléptica
"Ley 1712 de Transparencia y del Derecho de Acceso a la Información Pública Nacional".

Lo que no dicen los análisis químicos de la alfalfa pero sí una evaluación organoléptica

“Es importante realizar una evaluación organoléptica mediante los sentidos de la vista, olfato y tacto”, afirma Gastón Urrets Zavalía –investigador del INTA Manfredi, Córdoba. Así, se podrán determinar en la alfalfa la madurez o estado fenológico, la foliosidad y los indicadores de daño.
 
Si bien la madurez no es fácil de ser estimada en forraje ya enfardado, la presencia de botones florales, flores y frutos en el heno da una idea del estado en el que fue cortado el cultivo, el cual está altamente correlacionado con el valor nutritivo que aporta la alfalfa.
 
En cuanto a la determinación de foliosidad, el especialista aseguró que la estimación de la proporción de hojas en el heno es un buen indicador, ya que las hojas son la porción de mayor calidad, porque contienen aproximadamente el 70 % de la proteína, el 90 % del caroteno y más del 65 % de la energía digestible presente en la planta de alfalfa.
 
Con respecto a los indicadores de daño, por un lado, se considera la detección de materiales extraños que permite estimar el grado de contaminación con malezas, rastrojos de alfalfa y de otros cultivos, rocas, tierra. A su vez, el olor y la presencia de hongos cumplen un rol importante.
 
 
 
Compartir